Relaciones con Cuba: ¿Es hora de terminar con el embargo?

Por Marianela Toledo | Florida Watchdog

MIAMI — Elena Freyre recuerda la época antes de la recesión, cuando era dueña de una galería en la “Pequeña Habana”, un barrio de la ciudad que ocupa varias manzanas – y es el centro de la actividad social, cultural y política en Miami.

Ahora ella está contenta con vender su arte en Internet y espera el día en que pueda operar un negocio en La Habana. No el barrio – sino en la capital cubana.

PEQUEÑA HABANA: Algunos propietarios de negocios en la calle 8 de Miami, esperan poder establecer un negocio en la Habana, Cuba.
(Photo by everystockphoto.com)

“Yo no puedo abrir una galería en la Habana en este momento. Pero las cosas están cambiando”, dijo la empresaria cubano-americana.

Freyre, quién es presidenta de la ‘Fundación para la normalización de las relaciones Estados Unidos-Cuba’, dijo haber visto ‘cambios sustanciales’ en el ultimo año y medio y calificó las relaciones actuales entre ambos países como ‘muy fluidas’.

“Si hemos tenido paciencia durante los últimos 50 años, lo único que hay que hacer, es tener un poco más de paciencia”, dijo.

Ella es uno de los muchos que han expresado un renovado interés por poner fin al embargo de más de 50 años, impuesto por el gobierno de Estados Unidos que se convirtió en ley después de años de relaciones diplomáticas tensas y la negativa de Cuba de avanzar hacia la democratización y exhibir un mayor respeto de los derechos humanos.

En enero, el Atlantic Council, un centro que promueve la participación en los asuntos internacionales, realizó una encuesta en español e Inglés para conocer opinión del público estadounidense frente a las relaciones con Cuba y encontró que un 56 por ciento de los encuestados estaban a favor de un cambio en la política.

La encuesta se realizó entre el 7 y el 22 de enero y tiene un margen de error de más o menos el 3.1 por ciento.

Pedro A. Freyre, profesor de Derecho en la Universidad de Columbia en Nueva York y analista en temas relacionados con Cuba, dijo que la encuesta muestra “es que parece haber un consenso nacional de que es hora de establecer un encuentro, un compromiso para normalizar las relaciones con Cuba”.

“Levantar el embargo es extremadamente complicado, desde el punto de vista legal”.

Una de las razones: Todavía hay diferencias cruciales entre Cuba y Estados Unidos en materia de derechos humanos que deben ser abordados antes de que el embargo pueda ser levantado.

“El gobierno cubano no aparenta haber hecho ningún progreso ahí”, dijo Freyre.

Entre quienes buscan establecer un nuevo diálogo están varias organizaciones como la Cuban Americans For Engagement (CAFE), FORNORM, Generación Cambio Cubano & Cuba Educational Travel, quienes están planeando un encuentro este mes para debatir sobre las relaciones entre ambos países la normalización de las relaciones.

Benjamín Willis miembro de la junta directiva del grupo CAFE dijo a Floridawatchdog.org que “nuestra política con cuba es un fracaso”. Willis, dice que esa es la nueva percepción del magnate del azúcar, el inmigrante cubanoamericano Alfonso Fanjul, quien durante años fue un fuerte opositor de Raúl Castro, y ahora ha comenzado a hablar de llevar su negocio del azúcar de vuelta a casa.

“Esta gente ha gastado millones de dólares para mantener el embargo, ahora ven que es una falacia que no funciona”, dijo.

El embargo es un bloqueo económico, comercial y financiero, impuesto a Cuba por Estados Unidos, que limita a las empresas estadounidenses que realicen negocios con intereses en la Isla. Al principio, fue impuso a las exportaciones hacia Cuba (excepto alimentos y medicinas), pero más tarde se amplió para incluir casi todas las importaciones.

En 2012, animados por el levantamiento de algunas de las restricciones, Estados Unidos se convirtió en el principal proveedor a Cuba de alimentos y productos agrícolas, y bienes humanitarios, al ser un importante proveedor de los medicamentos y productos médicos.

Según los datos del Censo de Estados Unidos, la exportación de productos estadounidenses a Cuba fueron de $ 358 millones en 2013 y de $ 464 millones en 2012, por lo que los Estados Unidos el séptimo mayor socio comercial de Cuba.

Una de las justificaciones originales para el embargo fue la expropiación de bienes de propiedad estadounidense por parte del gobierno de Cuba en 1950, cuyo valor ascendía a unos de $1.800 millones. Pero esa cifra parece una gota en el océano comparado con lo que se pierden cada año. Una carta escrita por la Cámara de Comercio y otras organizaciones empresariales, enviada al presidente Obama, afirma que embargo le cuesta a la economía estadounidense por lo menos $ 1.200 millones.

La publicación, Dollars and Sense indica que el gobierno de Estados Unidos gasta otros 27 millones de dólares cada año, para financiar las transmisiones de Radio y Televisión Martí, a pesar de que la señal está eficientemente bloqueada por el gobierno cubano.

No todos coinciden con terminar con normalizar las relaciones.

Durante una pasada sesión en el Congreso el Senador Marco Rubio defendió las sanciones contra el régimen de Cuba y relacionó las violentas protestas en Venezuela con el gobierno de la Isla. Defendió las sanciones contra Cuba. Rubio, cuya familia huyó de Cuba en la década de 1950, dijo que el gobierno de Venezuela es un “títere de la Habana” y el motivo de la ‘cordial relación entre los dos países es que “el gobierno venezolano les está dando el petróleo barato.”

Benjamín Willis, dijo que él no podía responder a la pregunta de qué pasaría con los estadounidenses que fueron expropiados de sus bienes.

“Eso es bien complicado”, dijo. “No hay una respuesta para eso. Pero eso es algo nunca se va a resolver con el embargo”.

Guardar rencor, dijo, en efecto, “prolonga el problema.”

Freyre también reconoce que la violación de derechos humanos en Cuba es un hecho, aunque dice que la paradoja es que Estados Unidos mantiene relaciones con gobiernos defectuosos, que hacen cosas reprensibles como Rusia, Arabia Saudita, Tailandia, o China.

“Sin embargo Estados Unidos mantiene relaciones diplomáticas y comerciales con ellos y eso no impidió que Estados Unidos haya cesado en su constante critica a esos gobiernos” dijo. “(pero) la presencia diplomática apoya y ayuda a aquellas personas que están siendo oprimidas por el gobierno”.

El embargo también ha sido tomado como tema de campaña en la carrera por la gobernación de Florida. Mientras el actual gobernador Rick Scott, quien busca una reelección dijo estar en contra de cualquier medida que promueva levantar el embargo, mientras que Charlie Crist, dijo que era hora de terminarlo. Crist, un antiguo republicano que busca recuperar su puesto en la función publica como demócrata, antes opinaba distinto.

Contact Marianela Toledo at Marianela.Toledo@FloridaWatchdog.org or on Twitter @mtoledoreporter

The post Relaciones con Cuba:

Rob Port is the editor of SayAnythingBlog.com, a columnist for the Forum News Service, and host of the Plain Talk Podcast which you can subscribe to by clicking here.

Top